AQUÍ CADA DIA SALE EL SOL

adminBLOG, DESTACADAS

Me llamo Katia, vine desde Italia a buscar un cambio en Madrid y después de un año, ya estaba enamorada de esta ciudad y de su gente, así que me presenté para empezar una nueva aventura como alumna de prácticas, en el centro Valora, en concreto en el programa REDES dedicado al desarrollo personal y social de menores y jóvenes.

Entré con mucha ilusión y con el mismo entusiasmo de ahora. Si es así es porque aquí la implicación por el trabajo se respira en el aire, es una forma de vivir la intervención con plenitud, con la convicción de que todo el mundo merece segundas oportunidades y unas condiciones que les permita poder luchar por alcanzar sus objetivos.

Acabadas las prácticas y una vez terminada la carrera en Padua, me estabilicé en Madrid y entré a ser parte del equipo educativo en toda regla. En estos tres años he tenido la suerte de trabajar en diferentes programas, atendiendo adolescentes y adultos con diferentes necesidades. Lo curioso es que la forma para responder empieza siempre de la misma manera. Es la acogida, el primer contacto, caluroso y cercano que se experimenta en Pinardi, que es lo que permite sentir confianza, saber que todo puede mejorar, sentir que eres capaz de ser como quieras y encontrar las fuerzas para descubrirlo día a día.

Me siento muy afortunada porque he tenido la suerte de conocer unas personas increíbles de las que sigo aprendiendo, que me recuerdan que cada día sale el sol y con las cuales comparto el trabajo sintiéndome en familia. Lo mejor de todo esto es que este sentimiento de unión se ve reflejado en la intervención y la hace más completa y verdadera. Ver cómo tanta gente se beneficia de nuestra labor me hace sentir orgullosa y agradecida, por poder seguir mi camino, donde cada paso ha permitido un aprendizaje importante y cada nuevo reto es una ilusión llena de esperanza.

Katia, equipo REDES-Pinardi

IMG_7106