Ayer y hoy en la vida de una educadora

adminBLOG, DESTACADAS

Si hace 10 años me hubieran preguntado dónde te ves en un futuro… tendría dos cosas muy claras, la primera que me vería trabajando en algo relacionado con lo social y la segunda que sería en cualquier área menos con adolescentes, niños y similares. Sí… esos mismos que gritan y lloran por todo… qué lejos me sentía de ellos cuando tampoco hacía tanto que había pasado por esa etapa.

Pues, casualidades de la vida, acabé trabajando con estos cócteles de emociones, y desde entonces, podría rellenar folios con la de cosas que he aprendido de ellos, me han hecho volver la mirada atrás, rebuscar en esos años de mi vida que casi había borrado y que tan importante fueron para ser la persona que soy ahora.

Aunque la sociedad en la que vivimos, hoy no es la de hace 10 años, hay cosas que no cambian, y para un niño o un adolescente sigue siendo importante el poder equivocarse y mirar de reojo sabiendo que ahí hay alguien que le está acompañando en sus pasos, sentirse escuchado y comprendido. Es la mejor época para soñar, porque todo está al alcance de sus manos, que no hay diferencias entre unos y otros, esas diferencias son solo etiquetas que transmitimos los adultos, que las inseguridades surgen en esta etapa, porque nos centramos en exigir a todos lo mismo y no nos damos cuenta que todos tenemos algo que ofrecer, que aportar, solo hay que mirar el interior de esa persona y encontrar su tesoro, y que ese tesoro es diferente en cada persona, ni mejor ni peor, solo diferente, pues que aburrida sería la vida si todos ofreciéramos lo mismo, y que de riqueza encontramos en nuestros chicos/as…

Encarna, coordinadora de Pinardi-Paseo de Extremadura

 

Snapchat-300916497129712417