LA PRIMERA LUZ DEL DÍA

adminBLOG, DESTACADAS

Me llamo Irene Ibarra y hace 5 años comencé a formar parte de la gran familia de la Plataforma Social Pan Bendito. Desde enero de 2015 soy educadora en el proyecto ALBOR, aunque mi llegada se produjo mucho antes, ya que vine, como hacen muchos de nuestros chavales, en busca de una oportunidad. En mi caso, una oportunidad para realizar prácticas y crecer tanto personal como profesionalmente.

Desde hace 2 años atiendo a jóvenes de 16 a 25 años con historias de fracaso escolar, sin apenas formación ni experiencia laboral. En numerosas ocasiones debo ponerles los pies en la tierra, ya que no han tenido a nadie que les diga cómo está realmente el mercado laboral y las exigencias del mismo. Muchas veces la idea inicial con la que llegan al proyecto va cambiando y supone nuevas oportunidades para ellos (formativas, laborales, personales,…).

En Pan Bendito tenemos muy presente el significado de Albor: la primera luz del día. Por ello, luchamos diariamente por conseguir nuevas oportunidades para los chavales del proyecto, y es un orgullo ver cómo poco a poco se van consiguiendo abrir nuevas puertas. Un ejemplo de ello ha sido el desarrollo de prácticas en empresas de Atención al Cliente. Inicialmente lo viví como un obstáculo, ya que me enfrentaba a gigantes empresariales, pero la realidad fue bien distinta. Con tesón y profesionalidad hemos conseguido firmar convenios de colaboración con empresas de renombre. Y lo más importante, esto ha supuesto una oportunidad formativa y laboral para más de 30 jóvenes de nuestro proyecto.

Muchos me preguntan “¿te sientes cómoda trabajando en un proyecto de empleo joven? Con la que está cayendo en España”. La respuesta siempre es positiva. Es más, no solo me siento cómoda, sino que ALBOR forma parte de mí.

Para finalizar, si tengo que destacar algo del proyecto ALBOR me decanto por una palabra: COMIENZO. Porque supone un punto de inflexión e inicio, tanto para los chavales que vienen con ganas de todo como para los más desmotivados. Porque, también, ha supuesto mi comienzo como Educadora Social. Y porque supone un espacio donde comenzar a sumar. Una suma de profesionalidad, formación y, lo más importante, humanidad.

¡Gracias por tanto, Panben!

img_20151006_130012

Irene Ibarra- Educadora de la Plataforma Social Pan Bendito