Solo una palabra; GRACIAS

adminBLOG, DESTACADAS

Me paro delante del ordenador y no sé qué escribir, qué contar, cómo describir mi paso por Valora. La realidad es que llegué sin saber muy bien dónde venía, simplemente acudía a una entrevista de trabajo a un centro que pertenecía a los Salesianos y que trabajaban con jóvenes en riesgo de exclusión social.

Era un reto para mí, aunque yo había trabajado ya con chavales, nunca lo había hecho desde este contexto. En un principio mi andadura era por un tiempo determinado, lo que me hizo proponerme no dejar escapar ninguna oportunidad de aprender, convivir, mejorar, …Y sin saber cómo fue, noté que ya no era yo la que llevaba la rienda de los acontecimientos, sino que era el día a día con los chicos lo que marcaba el ritmo.

Se dio paso, poco a poco, a la naturalidad mezclada con un estilo de vida muy familiar, un estilo que los chicos aceptan y acogen, que piden aunque no sea de la forma estándar, que rechazan y al tiempo solicitan,…Cada día me veía más identificada con el estilo educativo “salesiano”, y que a día de hoy sigo interiorizando.

He descubierto lo importante de una buena acogida, del mantenimiento de unas buenas normas, del “saber estar” y “saber hacer”, y como no, de las tres R: Reconocer, Reparar y Reconducir, pero sobre todo del seguimiento, del vivir el día a día con los chicos, a crecer junto con ellos, a compartir experiencias, a ser parte de sus vidas….

¡Qué alegría trabajar con jóvenes!, y para muchos quizás “una locura”. Puede ser que todos los que trabajamos/convivimos con ellos, seamos un poco, cómo decirlo: soñadores, porque en el día a día con ellos, sus familias, amigos,…ves la posibilidad del cambio y superación.

Y después de este tiempo, sólo una palabra: GRACIAS

 

Arancha Sedano (Valora)